NOMBRE

Estudio Sobre la Salud de la Comunidad Hispana – El Estudio de los Latinos (HCHS/SOL).

INVESTIGADORES PRINCIPALES

Jianwen Cai, Martha Daviglus, Robert C. Kaplan, Neil Schneiderman, Gregory A. Talavera, Larissa Avilés-Santa.

INTRODUCCIÓN

Fundamentos para establecer la cohorte: El Estudio Sobre la Salud de la Comunidad Hispana – El Estudio de los Latinos (HCHS/SOL), conocido como el Estudio SOL, es el estudio epidemiológico más exhaustivo sobre la salud de los hispanos o latinos que viven en los EE. UU. Hasta hace unos años, datos sobre la salud de los hispanos en los EE.UU. se basaban en estudios nacionales y regionales que incluían mayormente hispanos de origen mexicano. Debido al crecimiento de la población hispana en los EE.UU. en los pasados treinta años, debido a nacimientos y migración de diferentes puntos de América Latina, y debido a las conocidas similitudes y diferencias culturales, históricas y socioeconómicas entre los diferente grupos hispanos o latinos, la necesidad de un estudio de cohortes que evaluara estos factores era evidente.

Objetivos: El Estudio SOL tiene tres objetivos principales: describir la prevalencia de ciertas enfermedades crónicas, especialmente cardiovasculares y pulmonares; describir los factores de riesgo o protección asociados a dichas enfermedades; y la asociación entre el perfil de salud de base con el desarrollo futuro de eventos fatales y no fatales en una cohorte de por lo menos 16 mil adultos que se auto identificaran con diversos grupos de orígenes hispanos o latinos.

Cronograma: El Estudio comenzó en el 2006. El reclutamiento y examen de base de los participantes se llevó a cabo entre el 2008 y el 2011. El seguimiento anual comenzó en el 2009, y un segundo examen se llevó a cabo del 2014 al 2017. El Estudio SOL continúa.

MÉTODOS

Población y muestra: El muestreo de la cohorte se basó en un modelo probabilístico con el objetivo que las cohortes representaran sus respectivas comunidades en las ciudades de San Diego, California, Chicago, Illinois, Miami, Florida, y el Bronx, Nueva York. Se estimó que se necesitarían por lo menos 16,000 participantes para detectar eventos cardiovasculares y pulmonares fatales y no fatales con suficiente poder estadístico (P<0.5) dentro del primer ciclo del proyecto.

Reclutamiento de participantes: El reclutamiento y examen de base se llevó a cabo del 2008 al 2011.

Instrumentos: El examen de base consistió en una serie de pruebas, las cuales incluyeron prueba de tolerancia a la glucosa, presión arterial, medidas antropométricas; espirometría pre- y post-broncodilatador; electrocardiograma; examen dental y de la audición; acelerómetro; y pruebas durante el sueño. Además, se administró una batería de entrevistas que incluyeron historial médico personal y familiar; historial de exposiciones ambientales; historial de empleo, actividad física y educación; aculturación; religión; escalas de ansiedad y depresión; pruebas neurocognitivas; y consumo de alimentos en las 24 horas previas.

Muestras biológicas: Tests de hemoglobina A1c, lípidos y lipoproteínas, y otras pruebas de sangre y orina; Además, se almacenaron ADN, ARN y muestras de sangre, plasma, suero y orina para estudios auxiliares.

Seguimiento: Una semana después del examen, se les preguntó sobre el consumo de alimentos nuevamente, y un año más tarde se les administró en cuestionario sobre propensión de alimentos (“food propensity questionnaire”). El personal del estudio se comunica anualmente con los participantes o personas designadas para recopilar información sobre el estatus vital del participante, visitas al hospital o salas de emergencias debido a enfermedad cardiovascular o pulmonar o derrame cerebral, y obtener los expedientes médicos o actas de defunción pertinentes. El segundo examen (2014-2017) incluyó algunas de las medidas que se hicieron en el examen de base. Durante dicho examen se les hizo un ecocardiograma a todos los participantes con 45 años o más de edad, y una entrevista sobre el historial reproductivo y embarazos a todas las mujeres.

RESULTADOS

Características de la población: Se hizo un cernimiento de sobre 100,000 residencias en cuatro ciudades. La muestra final de base estuvo constituida por 16,415 adultos. Los participantes se auto identificaron con los siguientes trasfondos u orígenes hispanos o latinos: 39% mexicanos, 17% puertorriqueños, 14% cubanos, 9% dominicanos, 11% centroamericanos, y 6% sudamericanos.

Resultados: El examen de base revelo ciertos hallazgos significativos; 80% de los hombres y 71% de las mujeres tenían por lo menos un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. Tanto hombres como mujeres de origen puertorriqueño tendían a tener un número más alto de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular que otros grupos hispanos o latinos. La prevalencia de asma (total = 16.4%) fue significativamente más alta (36.5%) en los participantes de origen puertorriqueño y significativamente más baja (7.5%) en los de origen mexicano. La prevalencia de diabetes mellitus (total = 16.9%) fue más alta entre participantes de origen mexicano (18.3%), puertorriqueño (18.1%) y dominicano (18.1%), y menor en los de origen sudamericano (10.0%). Algunos de estas prevalencias variaban inversamente con factores socioeconómicos y aculturación, mientras que otras no. Tras las entrevistas y exámenes de base, los participantes han continuado un seguimiento anual por teléfono. Un segundo examen más breve se llevó a cabo entre el 2014 y 2017. Los datos del segundo examen están bajo análisis. Al presente, un 82% de las cohortes originales ha continuado participando en las llamadas anuales, estudios auxiliares y en el segundo examen.

DISCUSIÓN

Ventajas y limitaciones: Los hallazgos basados en el examen de base apuntan a diferencias entre grupos hispanos. Sin embargo, las razones de estas diferencias no son claras. La interacción entre genética, factores ambientales, emocionales, socioeconómicos y culturales podría ser diferente entre diferentes grupos y lugares de residencia. Además, la trayectoria biopsicosocial antes de la migración a los EE. UU. pudieran jugar un rol el cual no se ha estimado. El seguimiento de los participantes podría arrojar información sobre exposiciones, duración de los factores de riesgo, factores protectores u otros mediadores de acuerdo con grupo hispano o la ciudad en donde residen. Planes para continuar el seguimiento y un posible tercer examen de la cohorte están bajo discusión. El seguimiento también podría contribuir con información para aplicar a los fundamentos de la medicina de precisión o personalizada, la cual no ha sido explorada con profundidad en los hispanos o latinos. Esos fundamentos pudiesen dar inicio a intervenciones más enfocadas y más efectivas tanto en el tratamiento de enfermedades como en su prevención en poblaciones hispanas o latinas no importa cuál sea su origen.

FUENTES DE FINANCIAMIENTO

El Estudio SOL ha sido financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) mediante contratos con el Instituto del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI) y la cofinanciación de los siguientes Institutos: Instituto Nacional de la Diabetes, y Enfermedades Digestivas y del Riñón (NIDDK) , Instituto Nacional de la Salud de las Minorías y Disparidades en la Salud (NIMHD);

Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrame Cerebral (NINDS), Instituto Nacional de Investigación Craneofacial (NIDCR), Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD), y la Oficina de Suplementos Dietéticos de la Oficina del Director de NIH (NIH-OD).